El verano de Jose Asunción está pasado por agua, pero de la que apetece y refresca cuando el sol más calienta. Su actividad en Ibiza es imparable e inagotable. La vibrante música de su violín eléctrico está sonando con fuerza en los lugares más TOP de la isla. Las tardes y las noches se llenan de potente ritmo electrónico en Hard Rock Hotel, Nikki Beach, Tatel, STK, Ushuaïa y la Piccola Cucina. Pero también en otros eventos y fiestas privadas donde Jose Asunción conquista al público con las notas de su violín.

Violín eléctrico refrescante

Jose Asunción ha desembarcado en la isla de Ibiza para darse un baño de multitudes y también de mucho trabajo. Cada vez son más los que reclaman su presencia para poner música de violín eléctrico a las tardes y a las noches ibicencas. Y como escenarios, una inmensa piscina con vistas al mar, entre hamacas, camas balinesas, sombrillas y mojitos, o bien la fina arena de la playa que alfombra la isla, o bien un privilegiado espacio que cada noche de los viernes reúne a más de 6.000 personas dispuestas a dejarse llevar por la fiesta más cool y ochentera del lugar.

El recorrido musical del artista valenciano tiene varias paradas. En la costa este de la isla pitiusa, en la localidad de Santa Eulalia y mirando al mar, aparece el primer escenario, Nikki Beach Ibiza. Se trata de un exclusivo beach club, referente del característico estilo de vida de la isla, donde Jose Asunción revoluciona con su violín eléctrico mientras muchos afortunados disfrutan de la refrescante agua de su piscina, de una selecta carta de champán y cócteles o, por ejemplo, del llamado «Mojito Nikki Beach».

Música entre fogones

¿Y si disfrutas de una exquisita gastronomía mientras suena la envolvente música de un violín? Sí, es posible. Y así lo ejemplifica Jose Asunción cada vez que acude a la cita de Tatel Ibiza, imprescindible restaurante de la isla situado en primera línea de Playa d’en Bossa que siempre incluye una ecléctica programación de entretenimiento, con música en directo para antes y después de las cenas.

Pero si tu apetito musical todavía te pide más, quedan otras oportunidades para ver actuar a Jose Asunción. Con vistas al puerto y bajo el lema «Paladea la música y socializa a través de la comida», La Piccola Cucina no sólo tiene auténticos artistas entre sus chefs; también entre quienes, como Jose Asunción, acompañan los platos italianos al ritmo de la música. Los comensales reaccionan con un «¡¡¡Wow!!!» cuando su paladar se llena de bocados exquisitos y sus oídos, del violín eléctrico que Jose Asunción hace sonar con fuerza.

Y todavía nos queda una parada gastronómica más donde el violín del artista de El Puig pone sal y pimienta a la fiesta… y también, por qué no, un poquito de «aççççúuuucar», como gritaría Celia Cruz. En un ambiente chic y divertido, otro escenario imprescindible de la noche ibicenca. STK, en el Hotel Corso, un vibrante club nocturno en el que Jose Asunción viste con elegancia y sofisticación musical, lo que se dice dress to impress, las veladas más irresistibles de este lugar, cuyo estilo recuerda a los locales más auténticos de la escena nocturna neoyorkina.

Entre los 80 y 2020

Tranquilo, no son cifras para que realices operaciones matemáticas. Te lo ponemos más fácil y, sobre todo, más entretenido. En la isla de Ibiza Jose Asunción anda entre dos épocas claramente diferenciadas. La actual, que en su violín eléctrico suena a ritmos modernos, a temas de Maluma, Rosalía, Alejandro Sanz o, por ejemplo, Daddy Yankee, y la de la década de los años 80.

Como ejemplo del primer escenario, el que tiene que ver con el presente, Ushuaïa, un club de parada obligatoria que siempre abre sus puertas cuando el sol aún no se ha ocultado por el horizonte. Aquí el artista valenciano derrocha talento y virtuosismo y se pone por montera su violín eléctrico para llenar de energía positiva todo el ambiente.

Y como ejemplo del segundo escenario, el que nos lleva a la década de los ochenta, Children of the 80’s, la fiesta vintage del Hard Rock Hotel donde Jose Asunción se arranca por Queen o por cualquier artista, grupo o banda ochentera cuya música sólo sea apta para nostálgicos… o tal vez no sólo para ellos. Su violín eléctrico encandila y emociona a todos los públicos, a todas las edades.

178 visitas

Comparte en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email